Te proponemos visitar Edimburgo con una ruta tenebrosa que resigue los lugares más tétricos de la ciudad… ¿te atreves? A la luz del día, la capital escocesa es una preciosa ciudad de Europa, llena de contrastes entre los edificios centenarios que forman calles laberínticas y la elegante Ciudad Nueva. Sin embargo, cuando cae la noche, las leyendas, historias y mitos siniestros cobran vida…

Callejón de Patrick Geddes Steps de Edimburgo
Autor: bummelhummel
De Pixabay

La ruta más tenebrosa de Edimburgo

Podemos empezar la ruta en el Castillo de Edimburgo, uno de los sitios más conocidos de la capital escocesa. Cuenta la leyenda que, durante una sangrienta batalla, un niño que se encontraba en el castillo intentó avisar a los habitantes que llegaban los enemigos. El niño tuvo tan mala suerte que un cañón le voló la cabeza cuando estaba intentando prevenir el ataque. Desde entonces, muchas personas que han visitado el castillo dicen haber visto el fantasma de aquel niño que se quedó sin cabeza.

Continuamos la ruta en el Cementerio de Greyfriars, cuyas tumbas sirvieron de inspiración para la escritora de Harry Potter, J.K Rowling. En este cementerio está enterrado George Mackenzie, llamado también sangriento Mackenzie. Este apodo se le puso tras haber torturado cruelmente a sus presos.

En una tumba sin nombre se dice que hay enterrado Deacon Brodie. Los habitantes de la ciudad dicen haber visto el fantasma de Brodie paseando or la ciudad con un vestifo negro y una linterna vieja. Si lo ven lo reconocerán también por el estridente sonido de las llaves que lleva siempre en su bolsillo.

Más fantasmas de Edimburgo

Si todavía queréis continuar con la ruta, os invitamos a ir al Mary King’s Close, un pequeño callejón donde se rumorea que está el fantasma de Annie, una niña que fue abandonada por sus padres en ese preciso lugar. Si llegais hasta la parte de arriba de la calle podréis observar como la gente deja sus juguetes viejos para el fantasma de la pequeña niña.

Uno de los fantasmas más conocidos que también deambula por la ciudad es el de Mary Queen of Scots, la monarca escocesa que terminó siendo decapitada por su prima y reina de Inglaterra tras muchos años de cautiverio. Se dice que su fantasma suele vagar por los Jardines del Palacio de Stirling y las calles de los alrededores…

Si estamos cansados de tanto andar, podemos parar a hacer un descanso en The Mitre, una taberna muy conocida de Edimburgo donde había vivido el obispo de St Andrews. Algunos edimburgueses dicen haber visto el fantasma del obispo alguna noche ¿Será por el güisqui escocés?

Si no te conformas con ver la superficie puedes también aventurarte a descubrir el Edimburgo subterráneo. Las misteriosas bóvedas de South Bridge son muy conocidas y contienen criptas y cámaras. Las criptas también se pueden visitar desde los edificios vecinos ya que algunas quedaron integradas, como en The Banshee Labyrinth, el pub más embrujado de la capital.

Para visitar estos sitios lo mejor es hacerlo de noche. Atrévete a estremecerte de miedo en una de las ciudades más bonitas de Europa.

Referencias