Autor: Juanpa

Don Quijote de la Mancha llega a la Royal Ballet

Imagen de la obra de Don Quijote de la Mancha en el teatro.
Ballet de la obra Don Quijote de la Mancha
Autor: Wilfredor

La literatura española va traspasando fronteras, y es que Don Quijote de la Mancha ha llegado a la prestigiosa compañía Royal Ballet. La obra maestra cervantina no solo ha eclipsado al público castellano sino que ahora incluso, y des de el año pasado, podemos ver esta adaptación de la obra traspasada al ballet internacional.

Esta actuación sólo se podrá ver en vivo des del teatro Royal Opera House, de Londres. Sin embargo también se proyectará en salas de cine y teatros de 115 ciudades de España y en más de 50 países. La retransmisión en diferido en España se distribuye gracias a Versión Digital. Esta distrubuïdora que ofrece escenas únicas, planos detallados, el espectáculo entre bambalinas y entrevistas exclusivas realizadas por Ore Oduba.

Carlos Acosta, primer bailarín de la Royal Ballet

Esta arriesgada y vibrante apuesta está protagonizada por Carlos Acosta, un bailarín cubano de origen humilde. De un barrio marginal de Cuba y con una infancia conflictiva nada parecía indicar que este entusiasta bailarín fuera a actuar alguna vez en la obra de Don Quijote de la Mancha para la Royal Ballet.

Con 16 años, ganó la medalla de oro en el Grand Prix de Lausanne y aquel niño pobre de Los Pinos empezó a romper moldes y demostrar su valía. Creció en un mundo donde los príncipes y los Romeos eran blancos, donde todo era elitismo y el color de la piel sí importaba. Él fue el primero en imponerse y demostrar que la danza era cuestión de capacidades, no de razas, abriendo el camino a otros bailarines negros.

Él mismo eligió esta obra para su primera producción para el Royal Ballet y ha elaborado una puesta en escena que reúne a toda la compañía.

Don Quijote de la Mancha de la Royal Ballet en movimiento

La obra se basa en el ballet del siglo XIX del director Marius Petipa y el bailarín ha logrado añadirle energía e ingenio al ballet. Y, es que Acosta ha creado en el escenario una atmósfera viva y alegre que dura aproximadamente tres horas.

Este ballet entrelaza los conceptos de amor y amistad mientras se relata la picaresca aventura que viven el hidalgo Don Quijote y su escudero Sancho Panza. Durante el viaje, Don Quijote y Sancho Panza conocen a la pareja Kitri y Basilio que, a pesar de estar enamorados, no pueden casarse porqué el padre de Kitri se opone. Ante tal situación, Don Quijote decide intervenir para ayudar a Kitri y a Basilio.

Si te interesa el teatro y estás por la capital inglesa no dudes en pasarte por Lyceum Theatre para no perderte una de las obras del año, o incluso de la década, El Rey León.

Referencias

  • G. Balbona. (19.02.19). Santander y Reinosa acogen la emisión en directo de ‘Don Quijote’, del Royal Ballet; La producción desde Londres, con coreografía del cubano Carlos Acosta, que este verano actuará en el FIS, está basada en el ballet del siglo XIX de Marius Petipa. El Diario Montañés.
  • Mauricio Vicent. (01.05.18). La leyenda de Carlos Acosta, de un barrio marginal de Cuba a primer bailarín del Royal Ballet de Londres. https://elpais.com/elpais/2018/04/24/eps/1524588425_407945.html

 

Picnic de quesos en el río Sena: comer en París

Si en tu viaje a la capital parisina una de tus prioridades es probar la gastronomía francesa no dudes que hay decenas de productos y recetas exquisitas que debes probar antes de marcharte. La antigua capital del mundo, y aún gran referente culinario, ofrece una variedad enorme no sólo de buenos productos y materia prima como los distintos quesos pasando por el Roquefort, el Brie, el Mimollete, la carne de caza o los vinos.

También los distinguidos chefs y exquisitos restaurantes que acoge la ciudad. Pero sin duda alguna, la mejor experiencia gastronómica es el picnic.

Pícnic a base de quesos y vino
Autora: Jennifer Benoit

Picnic: la mejor opción para el turista

Sin embargo, la capital francesa tendrá una gran variedad de productos y platos y una enorme tradición gastronómica, pero hay que reconocer que no está pensada para un viaje exprés o low cost. En comparación con otras ciudades europeas el precio por comensal, vayas al tipo de restaurante que vayas, se encarece considerablemente.

Incluso ir a comer un bocadillo en un establecimiento de fast food o tomarte un mísero café es realmente caro en esta ciudad. Por eso nuestra mejor propuesta es hacer un picnic; ir a los supermercados y comprar allí productos que, con la misma calidad, no te dejarás todo el presupuesto del viaje.

Una picnic de quesos a base de una variada selección, un Camembert fundido con biscottes, uvas, higos, nueces, una baguette… Y todo bien bañado con un buen vino tinto de Borgoña o un blanco Chardonnay a orillas del Sena. O incluso bajo la cálida luz que proyecta la Tour Eiffel.

Este es el sueño gastronómico parisino de cualquier turista que visita la capital francesa y más después de un agotador día paseando por las calles del Moulin Rouge o visitando el Louvre. Económico, de fácil preparación y ejecución, es el mejor manjar y el más tradicional que podrás probar en París.

Orillas del río Sena y la Torre Eiffel
Autor: Pexels

Alternativas económicas para comer en la ciudad

Aún así, si te quieres dar un caprichito y probar alguna tabla de queso bien marinada o alguno de los platos emblemáticos de la cocina francesa por menos de 15 euros, también hay alternativas no tan caras y asequibles para los jóvenes turistas.

Además en estas páginas a continuación encontraras una guía de los platos más típicos, así como ingredientes, vinos e incluso horarios de comida: https://turismo.org/gastronomia-de-francia/ y https://www.parisdeviaje.com/comida-tipica-paris/

Haciendo una radiografía por zonas de París podríamos destacar el barrio de Sentier como el barrio de moda entre los jóvenes. Este distrito aglutina a la vez tanto planes culturales alternativos como puestos económicos para comer. Otra localización recomendada sería el mercado de Raspail situado en el barrio de Saint Germain a la izquierda del río Sena. Es un mercado de los agricultores locales donde podrás encontrar también paradas con comida preparada a base de producto local y autóctono.

Y ya de manera más concreta restaurantes como Le Beaumarchais, al lado de la Bastilla o también A Folie, en el parque de la Villete; sobretodo para los amantes de la carne es una muy buena opción para saborear platos calientes.

Otro must que debes hacer en tu visita por la ciudad parisina es hacer un buen brunch. Para eso el mejor sitio sin duda es el Blondie París en el barrio de Ménilmontant. Finalmente, si te quieres dar un festín y coronarte, sin pasarse mucho, puedes ir al Hôtel du Nord y transportarte de lleno en la gastronomía y el París más puro en uno de los neobistros más transgresores de Montmatre.

Referencias

Whiskey irlandés, el preferido de los Peaky Blinders

Las islas británicas no son solo conocidas por las enormes pintas o la gran variedad de cerveza que se consume, sino también, y sobretodo, por el whiskey. Un whiskey afrutado y a la vez picante, con ligeras notas de vainilla y caramelo; el preferido de Tommy Shelby, whiskey irlandés Peaky Blinders. Entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX la famosa banda callejera de los Peacky Blinders logró tener el control político en Birmingham. Pero no solo eso, patentaron uno de los whiskies más cotizados actualmente, eso sí, era irlandés.

La incesable pugna por cuál es el mejor whiskey ha existido siempre entre el irlandés i el escocés, sobretodo entre británicos. Esta bebida, whiskey, como se conoce en Irlanda, o whisky, como lo llaman en Escocia, es el destilado más conocido y más reputado del mundo. Y, aunque existen cuatro variedades de whiskies, contando el Whiskey Bourbon (Estados Unidos) y el Whisky Rye (Canadá), las dos primeras son probablemente las más codiciadas.

Autor: Steve Buissine
De Pixabay

El whiskey de los Peaky Bliders

Aunque pueda parecer una manera de mercantilizar y capitalizar el interés de los fans de esta exitosa serie de la BBC, el whiskey de los Peaky Blinders es un buen whiskey irlandés. Sadler’s es la cervecería inglesa que decidió apostar por este proyecto de realizar una gama de destilados siendo lo más fiel posible a los gustos de esta famosa banda. Finalmente, consiguió crear el Peaky Blinder Irish Whiskey, el whiskey irlandés Peaky Blinder de 40% que se puede conseguir por 30 euros en tiendas físicas del Reino Unido o incluso online.

Estos mafiosos británicos dejaron una gran legado en la ciudad por sus heroicidades y sus aventuras. Pero no solo eso, sino que también sus costumbres y gustos son seguidos por miles de ingleses. Lo que está claro es que pese ser de Birmingham, los Peaky Blinders tenían un paladar exquisito y siempre prefirieron el que ellos consideraban el original, el irlandés. Como generalmente explican los británicos, Irlanda fue la cuna de esta bebida aunque Escocia sea el hogar del actual whiskey destilado de grano.

Imagen de Michal Roszak en Pinterest

La tradición irlandesa

El whiskey irlandés fue el primero en ser destilado. Fue elaborado por los monjes en el siglo XII y tuvo su momento de máximo apogeo en el 1600. Sin embargo, en estas últimas décadas el whiskey irlandés ha perdido la popularidad de la cual gozaba y ésta ha sido sustituida poco a poco por el escocés.

Las diferencias entre estos dos eternos enemigos son mínimas pero para un paladar con bagaje y exigencias, los detalles son capitales. Los whiskies difieren básicamente en la naturaleza y proporción de los cereales utilizados y en las materias primas pero, sobretodo, en el proceso de destilación que se ha llevado a cabo.

Como observa el estudio de T. Pearse Lyons, tanto en la fabricación de grano del whiskey escocés, como en la de whiskey irlandés, se utilizan otros cereales a parte de la cebada malteada. Esto sirve para proporcionar más almidón en el puré, que es la preparación primitiva del licor. Sin embargo, la diferencia más clara en cuanto a ingredientes se refiere, como observa Lyons, es que los destiladores de whiskey de malta escocesa pueden usar algunos excedentes de levadura de cerveza en la preparación final.

En lo relativo a la destilación, el whiskey irlandés cuenta con una triple destilación. Esto lo hace más puro y lo provee de un sabor mucho más suave que el escocés, que sólo pasa por un proceso de doble destilación. Aun así ambos licores, comparados con los demás, se maduran en las barricas de roble carbonizado durante mucho más tiempo que el periodo mínimo legal. Este proceso se ve revertido en el sabor y en que sean los más codiciados.

Recomendaciones

Si durante tu estancia en Londres quieres o disfrutar un buen whiskey, ya sea escocés o irlandés no dudes en ir a Covent Garden. Allí también hacen intercambios de estas bebidas entre expertos. Y para escoger el mejor bar en este enlace podrás encontrar las mejores recomendaciones de whikerías en Londres. Aunque si tu estancia es más larga y no te quieres limitar a la ciudad londinense te recomendamos que visites Edimburgo. En la capital escocesa hay muchos pubs donde puedes disfrutar de este exquisito licor.

Referencias

Haggis y la clave de la gastronomía escocesa

Plato de Haggis con puré de calabaza y patatas
Haggis
Autor: Bernt Rostard

Gastronomía escocesa

Aunque con una evidente diferenciación regional, Escocia forma parte del Reino Unido y como tal no sólo comparten idioma, moneda, administración o reina, sino que también gran parte de su cultura es la misma. Y la cocina, no es menos. La mayoría de platos que encontramos en la gastronomía escocesa son platos típicos de la gastronomía anglosajona.

Otro factor que influye es turismo exprés y con bajo presupuesto; cuando la gente viaja sobretodo a la capital escocesa, más internacional i cosmopolita, se limita a probar los platos más rápidos y más recurrentes pero al fin y al cabo los menos autóctonos. Unos ejemplos son el Fish&Chips, el típico y abundante English Breackfast repleto de calorías, el Porridge o los scones de mantequilla.

Aun así, la realidad es que la gastronomía escocesa tiene unos claros atributos distintivos debido a antiguas influencias sobretodo francesas, y recetas propias que la diferencian, entre otras cosas, de la cocina inglesa. Uno de los ingredientes que más incorporan a su cocina son las verduras. Adiferencia de las otras regiones del Reino Unido, abundan debido a la alta fertilidad del territorio escocés.

Estos diferentes vegetales los usan de manera recurrentes en sus platos, no sólo como acompañamiento para cualquier carne o pescado sino que también son las protagonistas de muchos de sus platos como: el Rumbledethumps un plato a base de verduras y queso o incluso sus ricas y condimentadas sopas como el Scotch Broth.

Haggis y otros platos típicos escoceses

Pese que muchos platos típicos escoceses formen parte de la gastronomía inglesa, encontramos recetas típicas regionales que son distintivas de Escocia.

Desde la carne probablemente más ansiada y cotizada de vacuno, la Aberdeen Angus, a la morcilla (o black pudding) de Stornoway, el pescado ahumado de Arbroath y el salmón o el marisco de las Shetland; hasta el whisky escocés pasando por las cervezas de malta, los oatcakes (galletas de avena que acompañan platos tanto dulces como salados)  y sin olvidarnos del típico plato escocés, el haggis, manjar estrella de la gastronomía escocesa. Este aclamado plato escocés no conoce punto medio; suscita o amor profundo o asco repugnante entre las personas que lo prueban.

Están hechos de vísceras y entrañas de animales como el hígado, riñones, pulmones y corazón… A continuación se mezcla con harina de avena y hierbas aromáticas y se cocina a fuego lento y finalmente se embute en tripa de oveja. Es un plato que a simple vista no es del todo apetecible pero su peculiar receta lo ha convertido en todo un reclamo turístico.

Otra comida típica escocesa y que no llama tampoco precisamente la atención por su apariencia son lo Stovies. Es un estofado que originariamente se hacía con el asado que sobraba de los domingos mezclado con patata y cebolla para estirar la ración. Por tanto, la textura es de una especie de pasta espesa y contundente.

Tampoco nos podemos olvidar de los dulces. Aunque la repostería escocesa no sea ni muy variada ni muy elaborada, los escoceses tienen también sus essentials dulces que acompañan tras cualquier comilona. Los postres rigurosamente escoceses son los Shortbreads, un tipo de galleta típica de la región escocesa que es tradicional comer en Navidad porque antiguamente eran muy caras. También el Cranachan, un postre hecho a base de frutas de bosque, fresas, nata, avena y un último y determinante chorro de whisky escocés.

Tabernas escocesas

Las tabernas escocesas, siguiendo la tónica de los pubs ingleses o irlandeses, sigue siendo sitio donde encontraras a la mayoría de escoceses una vez dadas las seis de la tarde y el mejor sitio de ocio para cualquier turista. Y es que los pubs son en Reino Unido lo que los bares de tapas a España: están siempre llenos y en todas partes (hasta en el pueblo más remoto), son la mejor opción para comer barato y nadie concibe hacer vida social sin ellos.

Con una buena pinta en la mano o una deliciosa cata de whiskies escoceses podrás sentir-te un auténtico scotish, entrar en calor e incluso envalentonarte y cantar una canción en gaélico. Para más información sobre pubs escoceses y ocio nocturno puedes consultar nuestro artículo específico sobre este tema.

Y es que a parte de ser un lugar idóneo para probar las bebidas autóctonas, también ofrecen una gran variedad de platos caseros típicos de la gastronomía escocesa, como los haggis, a precios muy asequibles. Los mejores y más famosos, debido a su merecida reputación: The Elphant House, Greyfriars Bobby Bar, Deacon Brodie’s Tavern o The Last Drop, entre otros. Otro punto que juega a su favor es que son pubs céntricos y que además de estar llenos de gente local, están muy centrados en un público turista.

Referencias

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén