Los mejores pubs nocturnos de Edimburgo

La verdadera fiesta se monta en los pubs nocturnos

Un día inolvidable paseando entre monumentos, museos y tours por Edimburgo no puede terminar mejor que con una cerveza o un whisky escocés en uno de sus mejores pubs nocturnos. Aquí es donde se descubre la esencia de esta mágica ciudad, entre su gente y al ritmo de su buena música. Si además quieres llenar tu estómago con platos deliciosos y tradicional escoceses, visita este artículo de nuestro blog: prueba los mejores hagis en una taverna escocesa.

Visitar alguno de estos pubs nocturnos es algo imprescindible y algo que uno no se puede perder durante su estancia en la capital escocesa. Os dejamos a continuación una breve lista de los mejores pubs escogidos por su singularidad que los convierte en únicos. 

Los 6 mejores pubs de Edimburgo

  • The Royal Oak (El Roble Real)

Este local situado en el mismo centro de la ciudad, es característico por su música en directo y por sus sesiones improvisadas de música folk escocesa. Entre este ambiente musical, este pub está impregnado de una magia especial. Además, el local tiene dos plantas. La primera es ideal si quieres disfrutar de una buena cerveza típica escocesa a la vez que suena música en directo de forma gratuita.

En la planta baja hay, además, una pequeña sala de conciertos donde acuden artistas más conocidos, aunque aquí sí que se debe pagar una entrada que suele costar unos £5

The Royal Oak pub
The Royal Oak
Autor: N Chadwick
  • Pear Tree House (La Casa del Pereal) 

Si eres estudiante, en este pub estarás en tu salsa. Este local es conocido por los estudiantes de la Universidad de Edimburgo, ya que se encuentra a unos metros de allí. El recinto tiene mucha historia y durante años fue la oficina central para destilado de cerveza.

Una de sus mejores características es la amplia terraza exterior que dispone y que queda resguardada del frío por unos muros bien altos. Es un sitio ideal para disfrutar durante el verano, ya que se suelen celebrar barbacoas y conciertos. 

Pear Tree House pub nocturno
Pear Tree House
Autor: Richard Webb
  • Last Drop (El último trago)

El original nombre de este pub hace honor a su larga historia en la ciudad. Este está situado en la plaza de Grassmarket, uno de los sitios más populares de la ciudad, donde antiguamente se realizaban los ahorcamientos públicos. ¿Y donde acudían los presos para disfrutar de su último trago? Pues como debe ser, acudían literalmente al Last Drop.

Pero este especial pub también es conocido por su conexión con los fantasmas. Y es que se cuenta que en alguna ocasión ha aparecido una pequeña niña con vestimenta medieval en el sótano y hasta ha hecho compañía a los clientes en la misma barra del local. 

Last Drop pub nocturno
Last Drop
Autor: N Chadwick
  • Deacon Brodie’s Tavern (La Taverna del Diácono Brodie)

Situado en el centro de la calle más importante de Edimburgo, la Royal Mile, se encuentra otro de los pubs nocturnos más singulares por la persona que da nombre al local. William Brodie fue un habitante de la ciudad escocesa a mediados del siglo XVIII.

Por el día era un ciudadano muy respetado y miembro del Ayuntamiento, pero cuando se hacía de noche se transformaba por completo. Se dedicaba todas las noches a apostar y a beber hasta que agotó la herencia de su padre. Ahogado por las deudas del juego, empezó a robar en las casas sin levantar sospechas, hasta que fue descubierto y condenado a la horca por sus actos en 1788.

Brodie sirvió de inspiración a Robert Louise Stevenson, uno de los escritores de literatura escocesa más importante, autor de “El extraño caso del doctor Jekyll y el señor Hyde”. 

Deacon Brodie’s Tavern pub nocturno
Deacon Brodie’s Tavern
Autor: Lorna M Campbell
  • The World’s End (El Fin del Mundo)

Si quieres disfrutar de un pub repleto de historia, The World’s End es el ideal. El pub está situado en el lugar en el que acababa la muralla de la ciudad en el siglo XVI. Los habitantes tenían la firme convicción de que no había nada más tras esos muros, por lo que los ciudadanos de Edimburgo vivían toda su vida sin salir de la ciudad fortificada.

No todo el mundo puede explicar que saboreó un excelente whisky escocés en el lugar que marcaba la frontera entre el mundo conocido y el “no mundo”.

The World’s End pub nocturno
The World’s End
Autor: Kim Traynor
  • The Royal Mile Tavern

Este pub está situado en la histórica Royal Mile, en el corazón de Edimburgo. Aquí encontraréis una gran variedad de bebidas como un exquisito y extenso menú con platos de todo tipo. La autenticidad de este pub es lo que lo hace tan especial. Un verdadero pub escocés que no pierde su esencia.

Está abierto desde las 11 de la mañana hasta pasada la medianoche. Y aquí les aseguro que no pasarán sed, ya que hay una amplia selección de bebidas, entre las cuales, 100 tipos de whiskies de todo el mundo y distintas cervezas para todos los gustos, sin olvidar una representativa lista de vinos.

Con un ambiente increíble y acompañado toda la noche de música en directo, este pub no deja indiferente a nadie y es uno de los imprescindibles para culminar su experiencia en la ciudad escocesa.  

The Royal Mile Tavern pub nocturno
The Royal Mile Tavern
Autor: Silk Tork

Referencias

Haggis y la clave de la gastronomía escocesa

Plato de Haggis con puré de calabaza y patatas
Haggis
Autor: Bernt Rostard

Gastronomía escocesa

Aunque con una evidente diferenciación regional, Escocia forma parte del Reino Unido y como tal no sólo comparten idioma, moneda, administración o reina, sino que también gran parte de su cultura es la misma. Y la cocina, no es menos. La mayoría de platos que encontramos en la gastronomía escocesa son platos típicos de la gastronomía anglosajona.

Otro factor que influye es turismo exprés y con bajo presupuesto; cuando la gente viaja sobretodo a la capital escocesa, más internacional i cosmopolita, se limita a probar los platos más rápidos y más recurrentes pero al fin y al cabo los menos autóctonos. Unos ejemplos son el Fish&Chips, el típico y abundante English Breackfast repleto de calorías, el Porridge o los scones de mantequilla.

Aun así, la realidad es que la gastronomía escocesa tiene unos claros atributos distintivos debido a antiguas influencias sobretodo francesas, y recetas propias que la diferencian, entre otras cosas, de la cocina inglesa. Uno de los ingredientes que más incorporan a su cocina son las verduras. Adiferencia de las otras regiones del Reino Unido, abundan debido a la alta fertilidad del territorio escocés.

Estos diferentes vegetales los usan de manera recurrentes en sus platos, no sólo como acompañamiento para cualquier carne o pescado sino que también son las protagonistas de muchos de sus platos como: el Rumbledethumps un plato a base de verduras y queso o incluso sus ricas y condimentadas sopas como el Scotch Broth.

Haggis y otros platos típicos escoceses

Pese que muchos platos típicos escoceses formen parte de la gastronomía inglesa, encontramos recetas típicas regionales que son distintivas de Escocia.

Desde la carne probablemente más ansiada y cotizada de vacuno, la Aberdeen Angus, a la morcilla (o black pudding) de Stornoway, el pescado ahumado de Arbroath y el salmón o el marisco de las Shetland; hasta el whisky escocés pasando por las cervezas de malta, los oatcakes (galletas de avena que acompañan platos tanto dulces como salados)  y sin olvidarnos del típico plato escocés, el haggis, manjar estrella de la gastronomía escocesa. Este aclamado plato escocés no conoce punto medio; suscita o amor profundo o asco repugnante entre las personas que lo prueban.

Están hechos de vísceras y entrañas de animales como el hígado, riñones, pulmones y corazón… A continuación se mezcla con harina de avena y hierbas aromáticas y se cocina a fuego lento y finalmente se embute en tripa de oveja. Es un plato que a simple vista no es del todo apetecible pero su peculiar receta lo ha convertido en todo un reclamo turístico.

Otra comida típica escocesa y que no llama tampoco precisamente la atención por su apariencia son lo Stovies. Es un estofado que originariamente se hacía con el asado que sobraba de los domingos mezclado con patata y cebolla para estirar la ración. Por tanto, la textura es de una especie de pasta espesa y contundente.

Tampoco nos podemos olvidar de los dulces. Aunque la repostería escocesa no sea ni muy variada ni muy elaborada, los escoceses tienen también sus essentials dulces que acompañan tras cualquier comilona. Los postres rigurosamente escoceses son los Shortbreads, un tipo de galleta típica de la región escocesa que es tradicional comer en Navidad porque antiguamente eran muy caras. También el Cranachan, un postre hecho a base de frutas de bosque, fresas, nata, avena y un último y determinante chorro de whisky escocés.

Tabernas escocesas

Las tabernas escocesas, siguiendo la tónica de los pubs ingleses o irlandeses, sigue siendo sitio donde encontraras a la mayoría de escoceses una vez dadas las seis de la tarde y el mejor sitio de ocio para cualquier turista. Y es que los pubs son en Reino Unido lo que los bares de tapas a España: están siempre llenos y en todas partes (hasta en el pueblo más remoto), son la mejor opción para comer barato y nadie concibe hacer vida social sin ellos.

Con una buena pinta en la mano o una deliciosa cata de whiskies escoceses podrás sentir-te un auténtico scotish, entrar en calor e incluso envalentonarte y cantar una canción en gaélico. Para más información sobre pubs escoceses y ocio nocturno puedes consultar nuestro artículo específico sobre este tema.

Y es que a parte de ser un lugar idóneo para probar las bebidas autóctonas, también ofrecen una gran variedad de platos caseros típicos de la gastronomía escocesa, como los haggis, a precios muy asequibles. Los mejores y más famosos, debido a su merecida reputación: The Elphant House, Greyfriars Bobby Bar, Deacon Brodie’s Tavern o The Last Drop, entre otros. Otro punto que juega a su favor es que son pubs céntricos y que además de estar llenos de gente local, están muy centrados en un público turista.

Referencias

La ruta más tenebrosa de Edimburgo

Te proponemos visitar Edimburgo con una ruta tenebrosa que resigue los lugares más tétricos de la ciudad… ¿te atreves? A la luz del día, la capital escocesa es una preciosa ciudad de Europa, llena de contrastes entre los edificios centenarios que forman calles laberínticas y la elegante Ciudad Nueva. Sin embargo, cuando cae la noche, las leyendas, historias y mitos siniestros cobran vida…

Callejón de Patrick Geddes Steps de Edimburgo
Autor: bummelhummel
De Pixabay

La ruta más tenebrosa de Edimburgo

Podemos empezar la ruta en el Castillo de Edimburgo, uno de los sitios más conocidos de la capital escocesa. Cuenta la leyenda que, durante una sangrienta batalla, un niño que se encontraba en el castillo intentó avisar a los habitantes que llegaban los enemigos. El niño tuvo tan mala suerte que un cañón le voló la cabeza cuando estaba intentando prevenir el ataque. Desde entonces, muchas personas que han visitado el castillo dicen haber visto el fantasma de aquel niño que se quedó sin cabeza.

Continuamos la ruta en el Cementerio de Greyfriars, cuyas tumbas sirvieron de inspiración para la escritora de Harry Potter, J.K Rowling. En este cementerio está enterrado George Mackenzie, llamado también sangriento Mackenzie. Este apodo se le puso tras haber torturado cruelmente a sus presos.

En una tumba sin nombre se dice que hay enterrado Deacon Brodie. Los habitantes de la ciudad dicen haber visto el fantasma de Brodie paseando or la ciudad con un vestifo negro y una linterna vieja. Si lo ven lo reconocerán también por el estridente sonido de las llaves que lleva siempre en su bolsillo.

Más fantasmas de Edimburgo

Si todavía queréis continuar con la ruta, os invitamos a ir al Mary King’s Close, un pequeño callejón donde se rumorea que está el fantasma de Annie, una niña que fue abandonada por sus padres en ese preciso lugar. Si llegais hasta la parte de arriba de la calle podréis observar como la gente deja sus juguetes viejos para el fantasma de la pequeña niña.

Uno de los fantasmas más conocidos que también deambula por la ciudad es el de Mary Queen of Scots, la monarca escocesa que terminó siendo decapitada por su prima y reina de Inglaterra tras muchos años de cautiverio. Se dice que su fantasma suele vagar por los Jardines del Palacio de Stirling y las calles de los alrededores…

Si estamos cansados de tanto andar, podemos parar a hacer un descanso en The Mitre, una taberna muy conocida de Edimburgo donde había vivido el obispo de St Andrews. Algunos edimburgueses dicen haber visto el fantasma del obispo alguna noche ¿Será por el güisqui escocés?

Si no te conformas con ver la superficie puedes también aventurarte a descubrir el Edimburgo subterráneo. Las misteriosas bóvedas de South Bridge son muy conocidas y contienen criptas y cámaras. Las criptas también se pueden visitar desde los edificios vecinos ya que algunas quedaron integradas, como en The Banshee Labyrinth, el pub más embrujado de la capital.

Para visitar estos sitios lo mejor es hacerlo de noche. Atrévete a estremecerte de miedo en una de las ciudades más bonitas de Europa.

Referencias

Página 2 de 2

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén