Plato de Haggis con puré de calabaza y patatas
Haggis
Autor: Bernt Rostard

Gastronomía escocesa

Aunque con una evidente diferenciación regional, Escocia forma parte del Reino Unido y como tal no sólo comparten idioma, moneda, administración o reina, sino que también gran parte de su cultura es la misma. Y la cocina, no es menos. La mayoría de platos que encontramos en la gastronomía escocesa son platos típicos de la gastronomía anglosajona.

Otro factor que influye es turismo exprés y con bajo presupuesto; cuando la gente viaja sobretodo a la capital escocesa, más internacional i cosmopolita, se limita a probar los platos más rápidos y más recurrentes pero al fin y al cabo los menos autóctonos. Unos ejemplos son el Fish&Chips, el típico y abundante English Breackfast repleto de calorías, el Porridge o los scones de mantequilla.

Aun así, la realidad es que la gastronomía escocesa tiene unos claros atributos distintivos debido a antiguas influencias sobretodo francesas, y recetas propias que la diferencian, entre otras cosas, de la cocina inglesa. Uno de los ingredientes que más incorporan a su cocina son las verduras. Adiferencia de las otras regiones del Reino Unido, abundan debido a la alta fertilidad del territorio escocés.

Estos diferentes vegetales los usan de manera recurrentes en sus platos, no sólo como acompañamiento para cualquier carne o pescado sino que también son las protagonistas de muchos de sus platos como: el Rumbledethumps un plato a base de verduras y queso o incluso sus ricas y condimentadas sopas como el Scotch Broth.

Haggis y otros platos típicos escoceses

Pese que muchos platos típicos escoceses formen parte de la gastronomía inglesa, encontramos recetas típicas regionales que son distintivas de Escocia.

Desde la carne probablemente más ansiada y cotizada de vacuno, la Aberdeen Angus, a la morcilla (o black pudding) de Stornoway, el pescado ahumado de Arbroath y el salmón o el marisco de las Shetland; hasta el whisky escocés pasando por las cervezas de malta, los oatcakes (galletas de avena que acompañan platos tanto dulces como salados)  y sin olvidarnos del típico plato escocés, el haggis, manjar estrella de la gastronomía escocesa. Este aclamado plato escocés no conoce punto medio; suscita o amor profundo o asco repugnante entre las personas que lo prueban.

Están hechos de vísceras y entrañas de animales como el hígado, riñones, pulmones y corazón… A continuación se mezcla con harina de avena y hierbas aromáticas y se cocina a fuego lento y finalmente se embute en tripa de oveja. Es un plato que a simple vista no es del todo apetecible pero su peculiar receta lo ha convertido en todo un reclamo turístico.

Otra comida típica escocesa y que no llama tampoco precisamente la atención por su apariencia son lo Stovies. Es un estofado que originariamente se hacía con el asado que sobraba de los domingos mezclado con patata y cebolla para estirar la ración. Por tanto, la textura es de una especie de pasta espesa y contundente.

Tampoco nos podemos olvidar de los dulces. Aunque la repostería escocesa no sea ni muy variada ni muy elaborada, los escoceses tienen también sus essentials dulces que acompañan tras cualquier comilona. Los postres rigurosamente escoceses son los Shortbreads, un tipo de galleta típica de la región escocesa que es tradicional comer en Navidad porque antiguamente eran muy caras. También el Cranachan, un postre hecho a base de frutas de bosque, fresas, nata, avena y un último y determinante chorro de whisky escocés.

Tabernas escocesas

Las tabernas escocesas, siguiendo la tónica de los pubs ingleses o irlandeses, sigue siendo sitio donde encontraras a la mayoría de escoceses una vez dadas las seis de la tarde y el mejor sitio de ocio para cualquier turista. Y es que los pubs son en Reino Unido lo que los bares de tapas a España: están siempre llenos y en todas partes (hasta en el pueblo más remoto), son la mejor opción para comer barato y nadie concibe hacer vida social sin ellos.

Con una buena pinta en la mano o una deliciosa cata de whiskies escoceses podrás sentir-te un auténtico scotish, entrar en calor e incluso envalentonarte y cantar una canción en gaélico. Para más información sobre pubs escoceses y ocio nocturno puedes consultar nuestro artículo específico sobre este tema.

Y es que a parte de ser un lugar idóneo para probar las bebidas autóctonas, también ofrecen una gran variedad de platos caseros típicos de la gastronomía escocesa, como los haggis, a precios muy asequibles. Los mejores y más famosos, debido a su merecida reputación: The Elphant House, Greyfriars Bobby Bar, Deacon Brodie’s Tavern o The Last Drop, entre otros. Otro punto que juega a su favor es que son pubs céntricos y que además de estar llenos de gente local, están muy centrados en un público turista.

Referencias