Si en tu viaje a la capital parisina una de tus prioridades es probar la gastronomía francesa no dudes que hay decenas de productos y recetas exquisitas que debes probar antes de marcharte. La antigua capital del mundo, y aún gran referente culinario, ofrece una variedad enorme no sólo de buenos productos y materia prima como los distintos quesos pasando por el Roquefort, el Brie, el Mimollete, la carne de caza o los vinos.

También los distinguidos chefs y exquisitos restaurantes que acoge la ciudad. Pero sin duda alguna, la mejor experiencia gastronómica es el picnic.

Pícnic a base de quesos y vino
Autora: Jennifer Benoit

Picnic: la mejor opción para el turista

Sin embargo, la capital francesa tendrá una gran variedad de productos y platos y una enorme tradición gastronómica, pero hay que reconocer que no está pensada para un viaje exprés o low cost. En comparación con otras ciudades europeas el precio por comensal, vayas al tipo de restaurante que vayas, se encarece considerablemente.

Incluso ir a comer un bocadillo en un establecimiento de fast food o tomarte un mísero café es realmente caro en esta ciudad. Por eso nuestra mejor propuesta es hacer un picnic; ir a los supermercados y comprar allí productos que, con la misma calidad, no te dejarás todo el presupuesto del viaje.

Una picnic de quesos a base de una variada selección, un Camembert fundido con biscottes, uvas, higos, nueces, una baguette… Y todo bien bañado con un buen vino tinto de Borgoña o un blanco Chardonnay a orillas del Sena. O incluso bajo la cálida luz que proyecta la Tour Eiffel.

Este es el sueño gastronómico parisino de cualquier turista que visita la capital francesa y más después de un agotador día paseando por las calles del Moulin Rouge o visitando el Louvre. Económico, de fácil preparación y ejecución, es el mejor manjar y el más tradicional que podrás probar en París.

Orillas del río Sena y la Torre Eiffel
Autor: Pexels

Alternativas económicas para comer en la ciudad

Aún así, si te quieres dar un caprichito y probar alguna tabla de queso bien marinada o alguno de los platos emblemáticos de la cocina francesa por menos de 15 euros, también hay alternativas no tan caras y asequibles para los jóvenes turistas.

Además en estas páginas a continuación encontraras una guía de los platos más típicos, así como ingredientes, vinos e incluso horarios de comida: https://turismo.org/gastronomia-de-francia/ y https://www.parisdeviaje.com/comida-tipica-paris/

Haciendo una radiografía por zonas de París podríamos destacar el barrio de Sentier como el barrio de moda entre los jóvenes. Este distrito aglutina a la vez tanto planes culturales alternativos como puestos económicos para comer. Otra localización recomendada sería el mercado de Raspail situado en el barrio de Saint Germain a la izquierda del río Sena. Es un mercado de los agricultores locales donde podrás encontrar también paradas con comida preparada a base de producto local y autóctono.

Y ya de manera más concreta restaurantes como Le Beaumarchais, al lado de la Bastilla o también A Folie, en el parque de la Villete; sobretodo para los amantes de la carne es una muy buena opción para saborear platos calientes.

Otro must que debes hacer en tu visita por la ciudad parisina es hacer un buen brunch. Para eso el mejor sitio sin duda es el Blondie París en el barrio de Ménilmontant. Finalmente, si te quieres dar un festín y coronarte, sin pasarse mucho, puedes ir al Hôtel du Nord y transportarte de lleno en la gastronomía y el París más puro en uno de los neobistros más transgresores de Montmatre.

Referencias